Esqueléticas de las extremidades Anomalías Tipos, Causas Síntomas


Las anomalías esqueléticas de las extremidades

Anomalías esqueléticas de las extremidades son problemas en la estructura ósea de los brazos o las piernas. Sus brazos y piernas se conocen comúnmente como extremidades. Anomalías esqueléticas de las extremidades pueden afectar a una parte de su extremidad o toda la extremidad. Por lo general, estos problemas están presentes cuando nace. A veces, los bebés nacen con anormalidades en más de una extremidad. Ciertas enfermedades o lesiones pueden perturbar el normal crecimiento de su estructura ósea y pueden conducir a anomalías esqueléticas.

Tipos de Anomalías esqueléticas de las extremidades


Anomalías Congénitas

Una anomalía esquelética congénita está presente cuando naces. La anormalidad puede significar que uno de sus miembros es más pequeño o más grande de lo normal o que tiene más dedos o dedos de los pies de lo normal. También podría estar perdiendo un brazo o una pierna entera, o usted puede ser que falte un segmento de una de sus extremidades o tiene los dedos de manos y pies que podrían no estar completamente separadas unas de otras. Las anormalidades pueden ocurrir debido a un problema de cromosomas. En algunos casos, las anomalías congénitas de extremidades pueden ser resultado de la madre tomando medicamentos recetados durante el embarazo. Anomalías congénitas de extremidades son raros. En Estados Unidos, aproximadamente 1.500 bebés nacen con anomalías esqueléticas en sus brazos. Acerca de la mitad de los bebés recién nacidos tienen anormalidades esqueléticas en sus piernas (CDC).

Anomalías adquiridas

Una anomalía adquirida es la que sucede después de su nacimiento. Tal condición se produce cuando usted nació con extremidades normales pero experimentado una fractura ósea durante la niñez. El hueso roto podría crecer más lentamente de lo habitual. Esto podría llevar el brazo o la pierna afectada para desarrollar de manera anormal. Algunas enfermedades, como el raquitismo y la artritis reumatoide, pueden afectar negativamente a su estructura ósea. Estas enfermedades conducen a anomalías en las piernas o los brazos.

Causas de Anomalías esqueléticas de las extremidades

En la actualidad, las causas de anomalías en las extremidades esqueléticas congénitas no se entienden completamente. Algunos de los posibles factores de riesgo de esta condición pueden incluir:

  • estar expuesto a virus, medicamentos o sustancias químicas antes del nacimiento
  • el consumo de tabaco por su madre mientras ella estaba embarazada de ti
  • tener otros tipos de anomalías. Estos incluyen onfalocele, un defecto del corazón, o gastrosquisis.
  • síndrome de la banda de constricción congénita, en la que bandas de tejido amniótico se enredan en sus brazos o piernas antes de su nacimiento
  • Anomalías en las extremidades adquiridas pueden ser causadas por una lesión en la infancia. Algunas de estas lesiones resultan en el crecimiento óseo más lento. También pueden ser causados ​​por una serie de enfermedades que afectan a su estructura ósea. Estos incluyen:

  • raquitismo o deficiencia de vitamina D
  • El síndrome de Marfan, un trastorno del tejido conectivo
  • El síndrome de Down, un trastorno genético que implica cromosomas adicionales
  • ¿Cuáles son los síntomas de las extremidades esqueléticas Anomalías?

    Si usted ha nacido con una anomalía esqueléticas de las extremidades, los síntomas externos pueden ser obvios, tales como:

  • una extremidad que no está completamente formado o falta un componente
  • una pierna o un brazo que es más corta que la otra
  • las piernas o los brazos que no están en proporción con el resto de su cuerpo
  • En el caso de anomalías en las extremidades adquiridos, puede que no tenga ningún síntoma externo. Algunos síntomas comunes de una anormalidad extremidad adquirida son:

  • una pierna parece ser más corta que la otra pierna
  • dolor en la cadera, rodilla, tobillo, o en la espalda
  • uno de los hombros parece desplomó en comparación con el otro
  • inusual modo de andar como una cojera, rotando la pierna de una manera inusual, o caminar en puntas de pie
  • ¿Cómo se diagnostica la Skeletal Limb Anomalías?

    Si la anomalía está presente cuando naces, por lo general se puede diagnosticar de inmediato. El diagnóstico se forma sobre la base de un examen físico. Una anomalía esquelética adquirido requiere un examen bastante extensa. Este procedimiento incluye la visualización de su historial médico, tomar un examen físico, y la medición de sus extremidades. Otros procedimientos de diagnóstico permiten a los médicos para determinar cualquier tipo de anormalidad esqueléticas de las extremidades. Los rayos X, tomografías computarizadas, u otros tipos de imágenes médicas permiten a los médicos para ver su estructura ósea subyacente.

    ¿Qué tratamientos existen?

    Para anomalías congénitas de extremidades, hay tres principales objetivos del tratamiento. Estos incluyen el fomento del desarrollo de la extremidad afectada, mejorando el aspecto de la extremidad afectada, y ayudar a adaptarse a los problemas del día a día que pueden ser causados ​​por la anormalidad. Su médico le ayudará a decidir sobre el mejor tipo de tratamiento para su condición específica.

    Dispositivos de apoyo

    Su médico puede recetarle un brazo o una pierna artificial. Esta parte se conoce como una extremidad protésica. Funciona en lugar de un brazo o una pierna normal. En algunos casos, su extremidad afectada está presente pero debilitado. Un corsé ortopédico o una férula pueden ser utilizados para apoyar su extremidad afectada para que pueda funcionar con normalidad.

    Ocupacional o Terapia Física

    En algunos casos, el médico puede recomendar la terapia ocupacional o fisioterapia. La terapia le ayuda a ejercitar y fortalecer su extremidad afectada.

    Cirugía

    A veces es necesaria la cirugía para reparar las anomalías en la estructura de su pierna. Hay dos tipos de cirugía son epifisiodesis y acortamiento femoral. Epifisiodesis es un procedimiento cuidadosamente programado para detener el crecimiento normal de una pierna de modo que la pierna más corta puede alcanzar una longitud igual. Acortamiento femoral es un procedimiento que consiste en extraer parte del hueso fémur.

    Alargamiento de extremidades

    A veces, los médicos podrían recomendar que la extremidad más corta puede hacer más larga a través de un proceso gradual llamado alargamiento de las extremidades. Este procedimiento consiste en cortar el hueso. Luego los médicos utilizan un dispositivo externo para aumentar gradualmente la duración de su pierna en el transcurso de varios meses a un año. Este procedimiento puede ser doloroso. También tiene un mayor potencial de complicaciones que otras opciones de tratamiento.

    Perspectiva a largo plazo para esqueléticos de las extremidades Anomalías

    Como un niño con una anomalía esqueléticas de las extremidades, que se puede encontrar una variedad de dificultades físicas y emocionales. Su experiencia dependerá de donde se encuentra la anormalidad y qué tan grave es. Algunos temas posibles podrían incluir:

  • problemas con el desarrollo de habilidades motoras y otros cambios físicos
  • siendo limitado en la participación en deportes u otras actividades
  • ser objeto de burla o excluidos a causa de las diferencias en su apariencia
  • que necesitan ayuda en las actividades personales, como comer o bañarse
  • Buscar tratamiento médico continuo para detectar anomalías esqueléticas de las extremidades puede ayudarle a ganar funcionamiento y la independencia óptima. Muchas personas con algún tipo de deformidad del miembro son capaces de vivir una vida productiva y saludable.

    Prevención de Anomalías esqueléticas de las extremidades

    No hay manera segura de evitar el anomalías esqueléticas de las extremidades se produzcan. En cambio, la atención se centra en la detección y tratamiento tempranos. Una mujer embarazada puede disminuir las probabilidades de anomalías en las extremidades de su bebé tomando una vitamina prenatal que incluye el ácido fólico. También se recomienda que las mujeres embarazadas deben evitar el consumo de tabaco y alcohol durante el embarazo.